História de la Radiestesia y la Radiónica

La Radiestesia es la técnica por la cual con un simple péndulo se puede averiguar la localización de personas y cosas, se puede recibir respuestas a preguntas que de otra manera no sabríamos resolver, y sirve también para sanación, ya sea en presencia o a distancia, en ocasiones con la ayuda de circuitos que producen las llamadas “ondas de forma”.

El uso del péndulo es antiquísimo, ya que podríamos decir que nació casi al mismo tiempo que el hombre. Cuando el homo sapiens empezó a fabricar herramientas, buscó también un sistema que le permitiera por un lado aclarar dudas, y por el otro curar a sus congéneres en el momento en que caían enfermos.

En las pinturas egipcias en efecto podemos ver como ciertos personajes sostienen en sus manos un péndulo, que en el siglo XX fue copiado por distintos estudiosos que querían hacer revivir esta antigua técnica. En los grabados que acompañan la obra de G. AGRICOLA, De Re Metallica, vemos a los buscadores que manejan una horquilla para encontrar metales. Y todos sabemos de pozos, vetas de agua, e incluso tesoros, hallados en tiempos más modernos gracias al uso de la horquilla del zahorí, de las varillas, de los biotensores, del péndulo.

Como se ve, los sistemas son muchos, y cada uno puede escoger entre ellos el que más resuene con su propia sensibilidad.

La Radiónica, por otra parte, digamos que es un paso adelante con respecto a la radiestesia, y podemos decir que el chamán primitivo que hacía sus conjuros en medio de la selva, para impedir una epidemia o para sanar a sus compañeros, alcanzados por la enfermedad o por la maldición de un chamán enemigo, en realidad ya estaba haciendo radiónica.

La radiónica funciona de una manera muy sencilla, pero requiere de quien la practica un cierto nivel de conciencia. Requiere además que la persona se encuentre lo suficientemente serena, centrada, y sana para poder intentar sanar a los demás.

Con la radiónica, y disponiendo de un testigo de la persona sobre la cual se va a trabajar, se puede hacer un análisis completo de su estado de salud y anímico, y a partir de ahí, y trabajando siempre con el mismo testigo, se puede operar para mejorar su condición. El testigo puede ser una muestra de cabello, una gota de sangre, o cualquier muestra orgánica de la que se disponga, una foto (posiblemente Polaroid), un nombre escrito sobre un papel.

Los resultados que se consiguen son extraordinarios. Hay que tener en cuenta además que no importa la distancia: lo mismo da que la persona se halle en la habitación de al lado, que a 10.000 kms: en ambos casos el resultado será instantáneo.

Para todo esto, para difundir y profundizar en el estudio de la Radiestesia y de la Radiónica, se ha creado la Associació Catalana de Radiestèsia i Radiònica, para dar a conocer esta ciencia (sí, decimos ciencia, es más: Ciencia, con mayúscula) tan desconocida y desacreditada. Hay países, como el Reino Unido, donde ocupa un lugar importante entre las técnicas de sanación, y muchos médicos la practican.

No olvidemos que el que introdujo la Radiónica moderna fue un médico norteamericano a principios del siglo XX, y a él le siguieron otros, que fueron añadiendo materia a las teorías que él había elaborado, y creando instrumentos que facilitaran la práctica de esta ciencia. De las personas se pasaría luego a tratar los cultivos, los bosques, los animales, consiguiendo siempre resultados muy interesantes.

Evidentemente, esta ciencia no carece de detractores, casi siempre gente poco o mal informada, pero esto no nos ha de detener si creemos que ese es nuestro camino para ayudar a este mundo a ser un poco mejor.

Para quien quiera profundizar en estos temas, además de asistir a cursos, de los cuales se da información más adelante, se aconseja la lectura de distintos libros, como por ejemplo:

– David ASH, “The Vortex”

– Arthur BAILEY, “Anyone can dowse for better health”

– B. Batthacharya, “Magnet dowsing”

– A.K. Bhattacharya, “Magnetoterapia”

– Lilla Beck, “The seven levels of healing”

– Bob BLOOMFIELD, “Radionics”

– “The mystique of healing”

– William COLLINGE, “Subtle energy”

– Massimo FRISARI, “La cura delle malattie a distanza”

– Richard GERBER, “Vibrational medicine”

– A. GIVAUDAN, “Formas pensamiento”

– A. GRANDORI, “Prodigi del pendolo”

– Jane E. Hartman, “Radiónica y radietesia”

– Isabela HERRANZ, “Introducción a la radiónica”

– Demetrio P.F. IERO, “La scienza moderna e i nuovi eretici”

– J.P. de KERSANT, “La radiestesia”

– Roger de LAFFOREST, “La realtà magica”

– Keith MASON, “The radionics handbook”

– F.J. Merino de la Fuente, “Radiónica”

– R. Murray Denning, “My search for radionic truths”

– Dale OLSON, “Advanced pendulum instruction”

– Don PARIS, “Donde la ciencia se funde con la magia”

– Alessandra PREVIDI, “Radionica”

– Juan RIBAUT, “Radiónica”

– Edward W. RUSSELL, “Report on radionics”

– H. Saxton Burr, “Blueprint for immortality”

– F. & W. SERVRANX, “Radionique et action à distance”

“Initiation à la radiesthesie”

  • D. TANSLEY et al., “Dimensions of radionics”

“Radionics and the subtle anatomy of man”

“Chakras, rays and radionics”

“Radionics”

“Radionics interface”

Y muchos otros que sería demasiado largo detallar aquí.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: